Dulce veneno

Photo by La Sonrisa de Beatriz

Photo by La Sonrisa de Beatriz

 


Dulce veneno que adormece el latido
tergiversando las realidades más claras,
espejismo en el desierto.

Trae risas que preceden al yugo de la tristeza.
Soledad pendiendo de mis pestañas,
fuego arrasándome la garganta.

Disfrazada de amistad me abriga con su calor
para desnudarme en el hielo después,
abriendo de par en par todas las puertas,
vistiéndome de incertidumbre, de miedos.

Me empuja y exhibe la fragilidad de mis manos,
entumeciéndome las extremidades,
cada vez que el corazón,
drogado,
bombea y reparte su efecto
por mi torrente sanguíneo.

Actividad cerebral en parada.
Intoxicación que detiene mi cuerpo
y mi irracional proyección de la vida.
Sacudiéndome, vomitando
las debilidades más profundas.
Invitando a la fiesta
a los fantasmas que me acompañan.
Susurrándoles que me saquen a bailar,
una tras otra, todas las canciones del recuerdo,
esas que solo sabe cantar, la palabra Melancolía.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *