Desayunos dobles

Photo by La Sonrisa de Beatriz

Photo by La Sonrisa de Beatriz

 


Las letras cuelgan de la nevera
esperando que tus dedos inquietos
las desordenen.

Ansiando que tu cabeza loca las disponga
creando mensajes al despertar.

Amaneceres
con la miel en los labios.
Sorpresas,
deseos que me regalas
antes de leer.

Con besos.
Con versos,
de esos que se escriben en la piel.
Desayunos dobles.

No soy capaz
de empezar un día sin ese café.
El aroma que me despierta los sentidos
y me envuelve entre tus sábanas,
endulzándome el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *