Una dosis de realidad

Photo by María Vera

Photo by Laura Escuela


Me bajas por las piernas de las nubes
y me besas la frente.

Coges mi mano sin tocarme,
escribiendo el comienzo
de un momento de certeza.

Y siento la frescura de la brisa,
una caricia de calma junto al mar.

El tiempo del ahora me hace parar,
centrar mi mirada en el paisaje,
posar mis pies en el presente.

De pronto dejan de escucharse
las conversaciones de los transeúntes
y desaparecen las metáforas.

Son tus besos que me drogan dulcemente
con una inesperada dosis de realidad.

2 Comentarios

  1. Nstr Tgrwl dice:

    Realidad abierta a leerla miles de veces y no agota nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *